Patatas con romero y cebolla para guarnición

(2 Votos-Total:5/5)

¿Buscas una guarnición rica, tradicional y saludable? Unas simples patatas hechas al horno bien aliñadas y condimentas son la solución. Además de fáciles de hacer, son baratas.

Raciones

4

Tiempo de preparación

60 minutos

Dificultad

Muy fácil

Calorías

150

Receta de patatas con romero y cebolla, fácil y muy rica

La patata es un ingrediente tan humilde como versátil. Para los cocineros es como un lienzo en blanco que se puede transformar en todo tipo de platos. Puede ser la estrella de platos sencillos como unas clásicas patatas asadas, o protagonizar preparaciones más elaboradas, como gratinados y purés exquisitos.

En esta ocasión vamos a preparar unas patatas al horno para guarnición, las cuales vamos a acompañar de cebolla y las aromatizaremos con romero. Son ideales para acompañar a cualquier plato de carne, pollo o pescado.

Para que se hagan antes y queden más tiernas, yo he elegido una patata pequeña especial para guarnición. Puedes emplear la que quieras, pero procura que sean variedades adecuadas para hornear o, en su defecto, para todo uso. Kennebec, Monalisa o Frisia son tipos de patata ideales para asar.

La patata no solo es deliciosa, sino también una fuente de nutrientes. Rica en hidratos de carbono complejos, proporciona energía sostenida para mantenernos activos a lo largo del día. Consumirla con piel amplifica sus beneficios, ya que esta capa deliciosa y crujiente alberga una cantidad significativa de fibra alimentaria, esencial para la salud digestiva. Además, las patatas contienen potasio, beneficioso para la función cardiovascular.

Su versatilidad en la cocina y su perfil nutricional hacen de la patata un componente fundamental para una dieta equilibrada y deliciosa. Vamos a ver cómo se hacen estas patatas con romero y cebolla.

Ingredientes para preparar patatas con romero y cebolla

  • 600 g de patatas
  • 2 cebollas pequeñas
  • 60 ml de vino blanco
  • 1 dientes de ajo
  • 3 o 4 ramitas de romero
  • aceite de oliva virgen
  • pimienta negra
  • sal

Ingredientes para hacer patatas con romero y cebolla al horno
Ingredientes para hacer patatas con romero y cebolla al horno

Cómo hacer patatas con romero y cebolla para guarnición

  1. Precalienta el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo.
  2. Lava las patatas. No es necesario que les quites la piel. Si son pequeñas, como las que ves en las fotos, pártelas por la mitad. Si son más grandes, puedes cortarlas en cuartos.
  3. Pela las cebollas y pártelas por la mitad. Seguidamente, córtalas en juliana.
  4. Por otro lado, vamos a mezclar todos los condimentos para que se repartan mejor entre las patatas. Lava las ramas de romero y separa las hojitas. Pica finamente el diente de ajo. Si tienes un prensador de ajos, úsalo; quedará más fino. Coloca el ajo y el romero en un recipiente junto con el aceite de oliva, el vino blanco, la pimienta negra y la sal. Mezcla todo.
  5. Coloca las patatas y la cebolla en una fuente apta para el horno. Riega con el aliño y mezcla bien. Añade también medio vasito de agua para que la cebolla no se queme.
  6. Hornea las patatas a 200 ºC durante 50 minutos aproximadamente. Durante este tiempo abre la puerta del horno un par de veces y remuévelas para que se hagan de manera uniforme.
  7. Las patatas con romero y cebolla estarán listas cuando veas que las patatas están tiernas por dentro y ligeramente doradas por fuera. En ese momento sácalas del horno y sírvelas.
Patatas para guarnición con romero y cebolla
Patatas para guarnición con romero y cebolla

Con qué acompañar estas patatas al horno con romero y cebolla

Si no te has complicado con la guarnición, ¿por qué hacerlo con el plato principal? Estas patatas quedan buenísimas junto con un pollo asado con limón, por ejemplo, o con un pollo al horno con champiñones. Puedes aprovechar incluso el momento en el que horneas el pollo para hacer también las patatas.

¿Vas a servir un plato de pescado y quieres darle un poco más de gracia? Acompáñalo de tus patatitas al horno con romero. Una lubina al horno con refrito de ajos o una dorada a la sal están buenísimas solas, pero con esta sencilla guarnición, muchísimo más. Espero que la disfrutes.

Más recetas que te gustarán

Deja un comentario