Pastel de merluza y salmón, receta muy rica

(1 Votos-Total:5/5)

¿Te gusta el pescado pero te aburre prepararlo siempre igual? ¿Buscas una receta de pescado diferente y sabrosa? Prepara este pastel de merluza y salmón. Queda buenísimo, ya lo verás.

Raciones

6

Tiempo de preparación

70 minutos

Dificultad

Media

Calorías

255

Una receta de pastel de pescado ideal para cualquier ocasión

Los pasteles de pescado son preparaciones muy versátiles y prácticas. Suelen ser sencillos de preparar, por lo que podemos incorporarlos en nuestros menús diarios. Pero también podemos presentarlos de una manera bonita y servirlos en una comida de fiesta o algo más especial.

Además, este tipo de pasteles salados son una sabrosa manera de incorporar este alimento en nuestra dieta. También es una buena idea para animar a los niños a que coman pescado, ese ingrediente que tanto les cuesta a veces. El pastel de merluza y salmón es una receta para toda la familia.

Los pasteles o budines de pescado se pueden preparar de muchas formas. Esta receta combina salmón y merluza, dos especies muy sabrosas y que pueden encontrarse fácilmente en el mercado. Puedes utilizarlos frescos o congelados, como prefieras. En mi caso, yo usé un salmón fresco, sin ahumar, y una merluza congelada. Los langostinos que usé para decorar también eran congelados.

Una de las peculiaridades de esta receta es que va cocinada al baño María, en el horno. Esta técnica consiste en colocar el molde con la preparación dentro de una fuente más grande que contiene agua, de modo que el calor se transmite gradualmente al alimento. El baño María nos ayuda a conseguir texturas cremosas y finas, por lo que se suele usar para hacer flanes, púdines, pasteles salados, etc.

En resumen, el pastel de merluza y salmón es una deliciosa opción para incluir más pescado en nuestra dieta y sorprender a nuestros comensales con una preparación diferente y original.

Más recetas con salmón

Si en casa os gusta este pescado, te propongo otras opciones para disfrutar de su sabor y propiedades nutricionales. Puedes preparar un salmón al horno con miel y limón, una receta muy fácil que te permitirá disfrutar de un delicioso plato de pescado con poquísimo esfuerzo.

¿Tienes invitados a comer? En ese caso, estos rollitos de tortilla con salmón ahumado son una excelente alternativa, pues los puedes dejar preparados con antelación. También quedará fenomenal en tu mesa un tartar de salmón con aguacate y manzana.

Ingredientes para hacer pastel de pescado

  • 300 g de salmón
  • 300 g de merluza
  • 250 ml de leche entera
  • 200 ml de nata ligera (crema de leche)
  • 6 huevos
  • 1 puerro grande
  • 60 g de salsa de tomate casera
  • 6 langostinos para decorar
  • aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra
  • sal
  • 1 pizca de mantequilla
  • pan rallado
  • salsa rosa (opcional)

Ingredientes para hacer pastel de merluza y salmón
Ingredientes para hacer pastel de merluza y salmón

Cómo hacer pastel de merluza y salmón

Mezcla los ingredientes del pastel

  1. En primer lugar, asegúrate de que tanto el salmón como la merluza están libres de espinas y piel. Toca los filetes con las manos limpias para detectar hasta la más pequeña.
  2. Ahora vamos a picar el pescado. Aquí tienes dos opciones. Si quieres que se noten los trocitos de salmón y merluza en el pastel, trocéalo a cuchillo en pedacitos pequeños. Si, por el contrario, buscas una textura más homogénea y fina, pícalo con un robot de cocina, procesador de alimentos, etc. Una vez lo tengas, resérvalo.
  3. Por otro lado, lava bien el puerro y córtalo en trocitos pequeños. Vierte un chorrito de aceite en una sartén grande y échalo, junto con un poco de sal (foto 1). Cocina unos 12 minutos a fuego suave (foto 2).
  4. Cuando el puerro esté blandito, incorpora el pescado troceado y cocínalo lo justo para que deje de estar crudo (foto 3). No lo cocines en exceso.
  5. En un cuenco aparte, bate los huevos. Incorpora la nata, la leche y el tomate frito. Mezcla. Añade también el pescado cocinado, un poquito más de sal y un toque de pimienta (foto 4).
Preparar el relleno del pastel de merluza y salmón
Pochar el puerro, cocinar el pescado y mezclarlo con los huevos, la nata y la leche. Sazonar.

Hornea al baño María

  1. Unta con una nuez de mantequilla un molde alargado tipo plum cake. Espolvorea un poco de pan rallado (foto 5). Esto lo hacemos para que, una vez cocinado, sea más fácil desmoldar el pastel de pescado.
  2. Vierte la mezcla del pastel dentro del molde.
  3. Ahora vamos a hacer un baño María. Para ello coloca el molde en un recipiente más grande y vierte agua en este último, en el grande. Que llegue más o menos hasta la mitad del recipiente (foto 6).
  4. Introduce en el horno precalentado a 180 ºC durante unos 50 minutos. Para comprobar que está cocinado, clava un cuchillo o brocheta en el centro. Si sale seco, el pastel de pescado está listo (foto 7).
  5. Saca el pastel del horno con cuidado, pues el agua quema. Deja que se temple ahí mismo. Cuando haya perdido calor, tapa la parte de arriba con film transparente para que no se seque y mételo en la nevera.

Decora y sirve tu pastel de pescado

  1. Mientras se enfría el pastel, puedes ir preparando los langostinos que servirán de decoración. Pélalos y quítales el intestino, es decir, ese cordón negro que les recorre el cuerpo.
  2. Vierte un poquito de aceite de oliva virgen extra en una sartén. Saltea los langostinos un minuto por cada lado, más o menos. Echa un poquito de sal.
  3. Saca tu pastel de merluza y salmón de la nevera. Desmóldalo con cuidado (foto 8). Cúbrelo con un poco de salsa rosa y decóralo con los langostinos.
  4. Si lo quieres servir caliente, corta las porciones y caliéntalas individualmente en el microondas. Después, acompáñalas de la salsa rosa y del langostino, como en el caso anterior. ¡Buen provecho!

Pastel de merluza y salmón al baño María
Hornear el pastel de merluza y salmón al baño María. Desmoldar.

Consejos para hacer el pastel con salmón y merluza

Como te decía más arriba, es muy importante que el pastel no lleve ni una espina, sobre todo si lo van a tomar niños. Cualquier comensal se la podría encontrar y atragantarse con ella. Para asegurarte de que está completamente limpio, mientras vas picando el pescado puedes ir comprobando que no se te colado ninguna raspa.

Yo he usado nata ligera para cocinar, una que lleva solamente el 18 % de materia grasa. Si quieres que el pastel sea más ligero, puedes sustituirla por leche entera, aunque la textura será menos cremosa. También podrías cambiar la leche entera y la nata por leche evaporada. Es decir, puedes jugar con estos tres ingredientes según tus preferencias o lo que tenga en la despensa.

Procura no saltear el pescado en exceso cuando lo hagas en la sartén, pues luego va a llevar una cocción en el horno. Asimismo, vigila el tiempo de horneado del pastel, que no te quede seco.

Dejamos enfriar el pastel en la nevera para que las porciones se corten mejor. Si no te importa que los trozos se rompan un poco, podrías tomarlo recién hecho. Dado que es bueno dejarlo reposar unas horas en la nevera, este pastel de merluza y salmón es un excelente candidato para dejarlo hecha de víspera.

La salsa rosa es opcional. Si no quieres añadir más calorías al plato puedes prescindir de este ingrediente.

Más recetas que te gustarán

Deja un comentario