Ensalada de garbanzos con queso feta

(2 Votos-Total:5/5)

Más allá de potajes y guisos, los garbanzos son ideales para preparar platos de lo más fresco y saludable. Si quieres disfrutar de las legumbres también cuando hace calor, prueba esta ensalada de garbanzos con queso feta.

Raciones

4

Tiempo de preparación

15 minutos

Dificultad

Muy fácil

Calorías

350

Receta de ensalada de garbanzos con queso feta

Las legumbres son un ingrediente con muchas posibilidades en la cocina. No solo son una excelente fuente de proteínas de origen vegetal, sino que también pueden ser los protagonistas de infinidad de platos: guisos tradicionales, snacks saludables, hummus, ensaladas…

Esta ensalada combina la suavidad de las legumbres, concretamente de los garbanzos, con la cremosidad y ligera acidez del queso feta. Todo ello aderezado con la frescura de vegetales como el tomate, el pepino o la cebolla. Es ideal para un almuerzo ligero, una cena rápida o como entrante en cualquier comida.

Los garbanzos son un alimento lleno de nutrientes. Ricos en fibra alimentaria, ayudan a mantener la salud de nuestro aparato digestivo y prolongan la sensación de saciedad. Además, son una fuente importante de proteínas vegetales, hierro, y vitaminas del grupo B. Incorporar garbanzos en tu alimentación, en definitiva, puede mejorar tu salud cardiovascular y estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.

Para preparar esta ensalada de garbanzos con queso feta te propongo usar garbanzos en conserva, de esos que ya vienen cocidos. De esta manera no tardarás nada en tenerla lista. En principio valdría cualquier marca y tipo de garbanzo, pero procura que sean de buena calidad, de textura mantecosa y no harinosa.

Hay muchas maneras de preparar una ensalada de garbanzos mediterránea. Esta combinación de ingredientes es deliciosa, pero también puedes echar un vistazo a mi ensalada de garbanzos con tahini, que queda muy rica con ese toque de sésamo tostado, o esta ensalada de garbanzos y atún, que combina la proteína vegetal con la animal.

Ingredientes para hacer ensalada de garbanzos con queso feta

  • 400 g de garbanzos cocidos (1 bote)
  • 150 g de queso feta
  • 1 pepino grande
  • 2 tomates
  • 1/2 cebolleta
  • 80 g de aceitunas negras (1 lata pequeña)
  • 2 o 3 cucharadas de zumo de limón
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 5 o 6 hojas de menta o hierbabuena fresca
  • comino molido
  • sal

Ingredientes para hacer ensalada de garbanzos con queso feta
Ingredientes para hacer ensalada de garbanzos y queso feta

* Las cantidades indicadas son aproximadas.

Cómo hacer ensalada con garbanzos de bote y queso feta

  1. Abre el bote de garbanzos y escurre el líquido de la conserva.
  2. Por otro lado, lava los tomates y el pepino. Pela este último y córtalo en cubitos. Haz lo mismo con los tomates.
  3. Pela la cebolla y córtala de igual manera, en trocitos pequeños. Así se mezclarán todos los sabores en la boca con mayor facilidad.
  4. Parte las aceitunas negras por la mitad.
  5. Coloca los garbanzos en un bol grande y añade todos los vegetales que hemos preparado. Incorpora también el queso feta desmenuzado con las manos.
  6. Prepara una vinagreta usando el aceite de oliva virgen extra, el zumo de limón, la sal y el comino en polvo. Agita bien y aliña la ensalada.
  7. Lava y pica finamente las hojas de menta o hierbabuena. Añádelas y mezcla para que la vinagreta impregne todos los ingredientes.
  8. Guarda tu ensalada de garbanzos con queso feta en la nevera hasta el momento de consumirla. Así estará bien fresquita y, al mismo tiempo, se potenciarán los sabores.
Cómo hacer ensalada de garbanzos y feta
Cómo hacer ensalada de garbanzos y feta
Receta de ensalada de garbanzos y queso feta
Receta de ensalada de garbanzos y queso feta

Más consejos para hacer ensalada de garbanzos con queso feta

Conserva la ensalada en frío, sobre todo en los meses de verano. Lo mejor es consumirla en el día, pues con el paso del tiempo los vegetales van soltando jugo y al final puede quedar demasiado encharcada.

Como te decía antes, juega con los ingredientes a tu voluntad. Si no tienes queso feta, por ejemplo, puedes probar a hacer tu ensalada de garbanzos con queso fresco o cualquier otro tipo de queso blanco. También estará muy rica y, dependiendo de la variedad de queso, puede ser hasta menos calórica.

Otra opción es hacer una ensalada de garbanzos, queso feta y tomates cherry. Estos tomatitos, además de ser muy dulces, quedan muy vistosos en las ensaladas.

Más recetas que te gustarán

Deja un comentario