¿Cuáles son los beneficios de la fibra alimentaria?

(7 Votos-Total:5/5)

Lo recomiendan todos los especialistas: una dieta saludable tiene que aportar la cantidad de fibra necesaria. ¿Pero sabes cuáles son los beneficios de la fibra alimentaria? ¿Qué alimentos tienen mucha fibra? ¿Qué pasa si tomo fibra todos los días? Vamos a despejar todas estas dudas.

¿Qué es la fibra alimentaria?

La fibra alimentaria, también llamada fibra dietética o, simplemente, fibra, corresponde con la parte de los alimentos vegetales que no se puede digerir y, por tanto, no puede ser asimilada por el organismo. Es decir, a diferencia de otros componentes como los lípidos, los hidratos de carbono o las proteínas, el sistema digestivo no puede descomponerla, sino que lo atraviesa prácticamente intacta. Por esa razón, en sentido estricto, la fibra no puede considerarse un nutriente.

Hay dos tipos de fibra: soluble e insoluble. La fibra soluble se puede disolver en agua y puede mezclarse con el agua de los alimentos para dar lugar a una especie de gelatina. La fibra insoluble no tiene esta capacidad, pero ayuda a dar volumen a las heces y facilita su evacuación, entre otros beneficios. En una dieta equilibrada se tienen que consumir ambos tipos de fibras.

¿Por qué es beneficiosa la fibra alimentaria?

Pese a que la fibra no sea un nutriente propiamente dicho, su consumo tiene muchos beneficios para el organismo. Estos son algunas de las virtudes de este componente de los vegetales.

Previene el estreñimiento

La fibra, especialmente la de tipo insoluble, es fundamental para mantener la regularidad en los movimientos intestinales. Al consumirla, aumenta el tamaño de las heces y las ablanda. Esto promueve los movimientos peristálticos del intestino, lo que facilita su paso a través del sistema digestivo.

Además, al reducirse el esfuerzo a la hora de ir al baño, el consumo habitual de fibra reduce el riesgo de padecer hemorroides, o bien, mejora su evolución si es que ya han aparecido. A largo plazo también ayuda a prevenir la diverticulosis, es decir, la aparición de divertículos o protuberancias en la pared interna del intestino que se suelen dar en personas de cierta edad.

Ayuda a mantener un peso saludable

Al absorber agua, la fibra aporta volumen a los alimentos ingeridos y, por tanto, proporciona una mayor sensación de saciedad. Esto puede ayudar a controlar el apetito y reducir la ingesta de calorías. Una comida rica en fibra nos dejará satisfechos durante más tiempo.

Además, los alimentos ricos en fibra suelen ser bajos en calorías, lo que los convierte en excelentes opciones para mantener un peso saludable y favorecer la pérdida del mismo, si es que fuera necesario.

Alimentos con fibra que ayudan a regular el peso
Alimentos con fibra que ayudan a regular el peso

Contribuye a mantener la flora intestinal en buen estado

Parte de la fibra ingerida fermenta en el colon, donde sirve de alimento a las bacterias intestinales. La fibra actúa como un prebiótico, es decir, sirve de alimento para las bacterias beneficiosas que residen en el intestino. Estas bacterias ayudan a mantener un equilibrio en la flora intestinal, lo que es crucial para la salud digestiva y el sistema inmunológico.

Disminuye el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal

Consumir una dieta rica en fibra está asociado con un menor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Se cree que esto se debe a varios factores, como la capacidad de la fibra para promover la regularidad intestinal, reducir la exposición a carcinógenos en el colon y mantener un entorno intestinal saludable.

Contribuye a reducir los niveles de colesterol

La fibra soluble, presente en alimentos como avena, cebada y legumbres, se ha demostrado que reduce los niveles de colesterol LDL en la sangre. Al unirse al colesterol en el tracto digestivo y eliminarlo del cuerpo, la fibra ayuda a mantener niveles saludables de colesterol y reduce el riesgo de enfermedades cardíacas.

Ayuda a controlar el nivel de glucosa en sangre

La fibra soluble retarda la absorción de glucosa en el torrente sanguíneo, lo que ayuda a prevenir picos de azúcar en sangre después de las comidas. Esto es especialmente beneficioso para las personas con diabetes, ya que puede ayudar a mejorar el control glucémico y reducir el riesgo de complicaciones asociadas con esta enfermedad.

Más artículos que te gustarán

Deja un comentario