7 consejos para comer sano en la oficina

(1 Votos-Total:5/5)

Comer todos los días fuera de casa no es sinónimo de comer mal. De hecho, no te costará nada conseguirlo si sigues estos sencillos consejos para comer sano en la oficina. Di adiós a esos almuerzos rápidos, monótonos o desequilibrados.

¿Una comida sana, fácil y rica en la oficina?

Comer de manera saludable a lo largo de la semana laboral puede parecer algo imposible de conseguir. La escasez de tiempo, las prisas y la amplia oferta de establecimientos de comida rápida cerca de las oficinas son algunos de los enemigos contra los que el trabajador tiene que luchar a diario para comer sano.

Sin embargo, cada vez somos más conscientes de lo importante que es llevar una alimentación equilibrada. Por eso no solo vale con cuidar lo que comemos cuando estamos en casa, sino también en el día a día. Acudir a un restaurante de calidad puede ser una buena opción, pero no siempre tenemos uno a mano, o bien, puede resultar demasiado caro para todos los días.

Por eso, llevarse el tupper de casa suele ser la solución elegida por la mayoría de trabajadores, pero aquí empiezan las dudas. ¿Cuáles son los platos más adecuadas para llevar al trabajo? ¿Cómo organizarse para preparar un menú sano todos los días? Hoy descubrimos todas las claves para comer saludable en la oficina.

Unos prácticos consejos para comer sano en la oficina

Cocinar para llenar el tupper todos los días puede agobiar al principio, pero todo es cuestión de práctica y, sobre todo, de planificación. No es necesario ser un gran chef para comer rico y sano, pero si tener algunos tips en cuenta. Vamos a verlos con detalle,

Procura que tus menús sean variados

Las ensaladas de pasta están muy ricas, pero no son la mejor opción para comer todos los días en la oficina. Estemos dentro o fuera de casa, nuestros menús tienen que incluir la proporción correcta de macronutrientes, es decir, de proteína, hidratados de carbono y grasas saludables. Sin olvidar la fibra. Comiendo todos los días ensaladas corremos el riesgo de dejar de lado alguno de estos nutrientes.

La clave para cocinar platos variados y equilibrados pasa por tener una nevera bien surtida. Si tenemos ingredientes frescos y saludables a la mano, preparar los tupper de la semana será mucho más sencillo. Además de verduras y vegetales frescos, también conviene llenar la despensa con conservas saludables como pueden ser las legumbres embotadas y todo tipo de conservas vegetales.

Opta por alimentos saludables, saciantes y ligeros

Elige ingredientes saludables, como vegetales, carnes magras o pescado. Huye, por el contrario, de procesados, snacks o platos excesivamente ricos en hidratos de carbono y grasas. No solo son menos saludables, sino que pueden provocar digestiones pesadas y somnolencia.

También es importante que tu almuerzo te deje saciado para el resto de la jornada. Opta por opciones ricas en fibra, como frutas, verduras o legumbres y, siempre que puedas, decántate por arroz o pasta integral. Estos alimentos no solo te aportarán una buena cantidad de nutrientes, sino que también ayudarán a evitar picoteos innecesarios durante la tarde.

Asimismo, opta siempre por tomar fruta de postre, en detrimento de postres azucarados o bollería industrial. Y no olvides beber una buena cantidad de agua, parte de la cual puede ser en forma de café e infusiones.

comer saludable fuera de casa

Preserva la cadena de frío de los alimentos

Conservar adecuadamente la comida que llevamos al trabajo es crítico y pocas personas son conscientes de ello. Una mala conservación puede desencadenar en una intoxicación alimentaria. Por eso es importante cuidar la cadena de frío desde que el tupper sale de tu nevera hasta que lo consumes.

Lleva tu comida en una bolsa térmica y métela en la nevera tan pronto como llegues a la oficina. Calienta adecuadamente las preparaciones que lo requieran y ten especial cuidado en verano con las mahonesas y los platos que contienen huevo crudo. Si en tu lugar de trabajo no hay nevera, extrema las precauciones. En estos casos puede ser práctico llevarte la comida congelada de casa y dejar que se descongele a lo largo del día dentro de tu bolsa térmica.

Tómate tu tiempo para comer

La hora del almuerzo no es una carrera. Mastica tu comida con calma y disfruta del momento. Comer con prisa no solo puede llevarte a ingerir más calorías de las necesarias, sino que también afecta la digestión. Así que, relájate, respira y saborea la comida. Además, siempre que tu trabajo lo permita, procura dar un pequeño paseo después de comer para estirar las piernas y despejar la cabeza.

Planifica tus menús y tus compras

Todos estos consejos para comer sano en la oficina parten de una buena organización. Planifica los platos que vas a llevar al trabajo durante la semana y apunta los ingredientes que necesitas en la lista de la compra. La improvisación, cuando hablamos de alimentación, suele ser sinónimo de menús desequilibrados o un abuso de la comida basura, así que mejor evitarla.

Prepara los tupper la noche anterior

¿Recuerdas esos días en los que llegas a la oficina solo para darte cuenta de que olvidaste tu almuerzo en casa? Evita el drama preparando tus tupper de comida el día anterior. Además de ahorrarte estrés matutino, te aseguras de que tu almuerzo sea parte de tu rutina diaria y no un recuerdo olvidado en el refrigerador.

Evita snacks procesados

El último de esta lista de consejos para comer sano en la oficina, pero no por ello menos importante es muy sencillo: mantente lejos de la máquina de snacks del trabajo. Pocas veces estas máquinas expendedoras ofrecen opciones saludables.

Cuando el hambre aprieta es difícil resistirse. Por tanto, para evitar tentaciones, procura llevar de casa tus propios snacks saludables: bolitas de zanahoria y coco, fruta fresca, frutos secos, granola casera saludable… Hay muchas alternativas.

En resumen, comer sano en la oficina no es imposible. Con un poco de planificación y algunos cambios de hábitos, conseguirás llevar un plan de alimentación saludable aun comiendo todos los días fuera de casa.

Más artículos que te gustarán

Deja un comentario