Cómo hacer leche de avena casera

(3 Votos-Total:5/5)

Preparar leche de avena casera tiene muchas ventajas. Con esta receta no solo disfrutarás de una bebida nutritiva y sabrosa, sino que también podrás controlar todos los ingredientes que lleva. ¿Te animas a probarla?

Raciones

4

Tiempo de preparación

10 minutos

Dificultad

Muy fácil

Calorías

120

Leche de avena casera, una bebida vegetal muy saludable

Las leches vegetales no solo son una opción ideal para veganos y personas que no pueden consumir lácteos, sino para todo el que quiera disfrutar de una bebida saludable. Entre todas ellas, la leche o bebida de avena es una de las más populares. Gracias a su delicado sabor, la podemos tomar sola o utilizarla para enriquecer otras bebidas y preparaciones.

Hoy en día es muy fácil de encontrar en los supermercados este tipo de bebidas vegetales. Sin embargo, para mejorar su palatabilidad, a las leches comerciales se les suele añadir una cantidad considerable de azúcar, lo cual las hace menos saludables.

Por eso, una de las ventajas de hacer leche de avena casera es que podemos elegir qué ingredientes queremos que lleve. En este caso, para realizar su sabor he añadido una pizca de sal, así como una cucharada de eritritol, un edulcorante que no aporta calorías y se disuelve muy bien. Puedes sustituir el eritritol por dátiles, sacarina, algún sirope… Lo que quieras.

Por otro lado, los beneficios de la avena son de sobra conocidos. Este cereal es una excelente fuente de carbohidratos complejos, fibra soluble e insoluble, proteínas, vitaminas B y minerales como el hierro, calcio y zinc. La fibra soluble en la avena, los beta-glucanos, es especialmente beneficiosa para la salud. Se ha demostrado que ayuda a reducir los niveles de colesterol, controlar los niveles de azúcar en la sangre y mejorar la función intestinal.

¿Quieres saber cómo preparar esta receta de leche de avena? Pues vamos con ello.

Ingredientes para hacer bebida de avena

  • 125 g de avena en copos
  • 1 litro de agua
  • 1 pizca de sal
  • edulcorante al gusto

Ingredientes para hacer leche de avena casera
Ingredientes para hacer leche de avena casera

Preparación paso a paso de la receta

  1. Coloca los copos de avena en un recipiente y cúbrelos con agua tibia. Déjalos reposar durante 30 minutos (foto 1).
  2. Pasado este tiempo, desecha el agua de remojo y cuela la avena con un colador (foto 2). Verás que se prácticamente se ha convertido en una pasta.
  3. Vierte la avena en un el vaso de la batidora, procesador de alimentos o robot de cocina. Añade también agua limpia -esta vez fría-, la sal y el edulcorante. Tritura a velocidad alta hasta que no veas restos de avena (foto 3).
  4. Cuela tu leche de avena casera con ayuda una tela o una prensa especial para hacer bebidas vegetales (foto 4). En su defecto puedes usar un colador de malla bien fina. Si usas una tela no será necesario, pero si empleas algún otro método de filtrado es posible que tengas que repetir este proceso para eliminar todos los restos de avena.
  5. Una vez tengas la bebida de avena lista, comprueba que el nivel de dulzor está a tu gusto. Finalmente, guárdala en la nevera hasta el momento de consumirla.

Elaboración de leche de avena casera
Pasos para elaborar la leche de avena casera
Leche de avena casera
Leche de avena casera

Consejos para hacer leche de avena casera

Para hacer bebidas vegetales no necesitas ningún tipo de agua en concreto. Es decir, si tú sueles beber agua del grifo en casa, utiliza esta misma. Si prefieres hacer la receta con agua mineral o agua filtrada, perfecto, pero no es imprescindible.

Asegúrate de apretujar o exprimir bien a fondo la leche cuando la estés filtrando, para así aprovechar bien toda la “sustancia” de la avena. Por cierto, no tires esos restos de avena. Puedes aprovecharlos para añadirlos a un bizcocho, galletas, porridge… Si no los vas a usar en el momento, congélalos.

Guarda la leche de avena en un recipiente de cristal mejor que en uno de plástico. Así evitarás que la bebida absorba otros olores. Consérvala hasta un máximo de 3 días, no más. Ten en cuenta que no lleva ningún conservante.

Si no la consumes en el momento, verás que poco a poco la parte sólida se decanta en el fondo del recipiente. No pasa nada; no se ha estropeado. Simplemente acuérdate de agitarla bien antes de tomarla para que adquiera su consistencia inicial.

Más recetas que te gustarán

Deja un comentario