Cómo congelar pescado y marisco correctamente

(1 Votos-Total:5/5)

Cuanto más fresco sea el pescado y el marisco, más podremos disfrutar de su sabor y textura. No obstante, hay ocasiones en las que conviene que antes pasen por el congelador. Aquí van unos cuantos consejos con los que aprenderás cómo congelar pescado y marisco correctamente. Toma nota.


¿Por qué es conveniente congelar el pescado?

El pescado y el marisco son alimentos saludables, pues son una fuente de proteínas de alto valor nutricional. Cuando estos productos están frescos son una delicia, sin embargo, existen varias razones por las que es conveniente congelarlos antes de su consumo.

Para empezar, tener estos alimentos disponibles en nuestro congelador nos ayuda a planificar nuestros menús. Hoy en día es bastante habitual acudir al mercado o supermercado una vez a la semana, por lo que el congelador se ha convertido en una ayuda fundamental para comer de manera saludable cada día.

Otra razón para congelar pescado y marisco en casa es económica. Comprar cierta cantidad de producto, o las piezas enteras, suele salir más barato, por lo que congelar pescado y marisco no solo es práctico, sino también bueno para el bolsillo.

Pero es que, además, existen ciertas ocasiones en las que congelar el pescado es imperativo por razones de seguridad alimentaria. Es una medida necesaria para evitar los riesgos asociados a la presencia del anisakis en ciertas especies que suelen consumirse crudas o en presentaciones poco cocinadas, como es el caso de los boquerones en vinagre o el sushi.

No todo el pescado se puede congelar

Antes de aprender cómo congelar pescado y marisco has de saber que no siempre podrás hacerlo. Y es que hay ocasiones, sobre todo en el caso de las grandes superficies, que el pescado que nos venden ya ha sido congelado y, posteriormente, descongelado en el momento de ofrecerlo al público. En este caso no podríamos repetir el proceso en casa. Normalmente suelen indicarlo de alguna manera, pero si no tienes la seguridad de que sea pescado fresco, pregúntalo.

Evidentemente, cuanto más fresco sea el producto, mejor. Evita comprar ejemplares que tengan los ojos nublados, unas agallas de tono apagado o una piel con aspecto reseco. En cuanto al marisco, sus colores deben ser vivos y presentar buen aspecto, sin deterioros.

Cómo congelar pescado y marisco
Descongelar pescado y marisco

Consejos para congelar pescado y marisco de manera segura

Todo aficionado a la cocina lo ha hecho alguna vez, ¿pero sabes cómo congelar pescado correctamente? Si deseas congelar el pescado y el marisco para conservar todo su sabor, calidad y valor nutricional, es esencial que tengas en cuenta las siguientes recomendaciones. Además, podrás disfrutarlo de manera segura, sin temor a sufrir ninguna intoxicación alimentaria.

Congela el pescado lo antes posible

Procede a congelar el pescado o el marisco nada más llegar de la compra; no lo mantengas un tiempo en la nevera. Si no lo vas a consumir en uno o dos días, al congelador. Para ello es importante hacer una buena planificación previa de tus menús. Podríamos decir que estos consejos para mantener la calidad del pescado congelado comienzan antes de ir al súper o al mercado.

El pescado debe estar limpio y ser fresco

Antes de congelar, limpia bien las piezas. En el caso del pescado, lávalo con agua para retirar restos de escamas, tripas y suciedad que pueda tener. Si el pescatero no le ha quitado las vísceras, te tocará hacerlo a ti. tira las escamas, vísceras y branquias en el caso del pescado.

Si el pescado o marisco está húmedo antes de congelarlo, el agua puede formar cristales de hielo que afecten su calidad. Para evitarlo, seca cuidadosamente los productos con papel de cocina antes de congelarlos.

Considera cómo lo vas a cocinar y haz porciones

La planificación vuelve a ser el mejor de los consejos para congelar pescado. En ocasiones las piezas nos salen más baratas si las compramos enteras, pero, previamente a su congelación, hemos de tener en cuenta si las vamos a consumir así. Si quieres preparar una dorada a la sal o una lubina a la espalda, deberás congelar el pescado entero.

En otras ocasiones, te convendrá partirlo en porciones, si es que no lo has comprado ya así en la pescadería. Ten en cuenta las personas que sois en casa y reparte las porciones en paquetes según las raciones que suelas cocinar cada vez. De esta manera, será más rápido descongelar solo la cantidad que necesitas y evitarás el desperdicio de alimentos.

En qué recipiente hay que congelar el pescado

Las bolsas de plástico con cierre tipo zip son una opción muy adecuada y segura. Lo importante es que los paquetes queden bien cerrados para que no salgan jugos ni olores. Si tus bolsas no tienen este tipo de cierres, asegúralas con gomas. Una solución más sostenible pasaría por emplear recipientes reutilizables, como tuppers de plástico o cristal.

En cualquier caso, asegúrate de que no haya mucho aire en contacto con el pescado. En este sentido, si dispones de algún electrodoméstico que envase al vacío, mucho mejor.

Utiliza la parte más fría del congelador

El pescado y el marisco son dos materias primas delicadas; hay que extremar las precauciones. Lo ideal es colocarlos en la parte más fría de nuestro congelador, que suele ser el cajón superior. Si vas a introducir una cierta cantidad de género, o si tu congelador no tiene mucha calidad, baja la temperatura del congelador durante un par de horas. Así compensarás la posible subida de temperatura que se produzca al introducir los alimentos a temperatura ambiente.

El pescado congelado no es eterno

No guardes el pescado congelado por meses y meses. Aunque los tiempos de almacenamiento pueden variar según el tipo producto y la potencia del congelador, en general, se recomienda no exceder los 3 meses en el caso del pescado azul, o los 6 meses si hablamos de pescado blanco. Procura que tu congelador mantenga una temperatura de -18 ºC.

Después de este tiempo, la calidad puede comenzar a deteriorarse y, lo que es más peligroso, su consumo puede no ser seguro para la salud.

Coloca etiquetas

Para controlar que el tiempo que el pescado o marisco lleva en tu congelador, coloca etiquetas con la fecha de envasado. También te será útil apuntar el producto que hay dentro del paquete y las piezas o raciones que contiene.

Tan importante como congelar pescado correctamente es descongelarlo

Cuando llegue el momento de utilizar el pescado o marisco congelado, descongélalo en el refrigerador durante toda la noche. Esta es la forma más segura de descongelar, ya que evita la proliferación de bacterias. Si necesitas descongelar de manera más rápida, puedes utilizar la función de descongelar de tu microondas. En cualquier caso, cocínalo nada más se haya descongelado; no lo dejes en la nevera hasta que te acuerdes de él.

Una vez que hayas descongelado pescado o marisco, no se puede volver a congelar, a menos que haya sido cocinado previamente.

En resumen, hemos visto cómo congelar pescado y marisco en casa de manera correcta. Es una excelente manera de conservar estos deliciosos alimentos y aprovechar sus beneficios nutricionales durante más tiempo. Siguiendo estos trucos y consejos, podrás disfrutar de una variedad de platos con la tranquilidad de saber que están almacenados de manera segura y práctica. ¡Buen provecho!

Más recetas que te gustarán

Deja un comentario