Cómo hacer cebolla caramelizada sin azúcar, receta muy fácil

Valora la publicación
(1 Votos -Total:5/5)

Unas simples cebollas, aceite de oliva virgen extra y sal. No necesitas más para disfrutar de una guarnición saludable y deliciosa. Sigue leyendo y descubre cómo hacer cebolla caramelizada sin azúcar.

Raciones

8

Tiempo de preparación

130 minutos

Dificultad

Fácil

Calorías

115

La receta de cebolla caramelizada no lleva azúcar

De un tiempo a esta parte, la cebolla caramelizada se ha convertido en una de las guarniciones más populares en todo tipo de platos. No es de extrañar, pues el gusto dulzón y delicado de la cebolla confitada combina con infinidad de sabores.

Sin embargo, quizá a causa de su éxito, la receta de la cebolla caramelizada original ha sido muy maltratada. Al contrario de lo que muchas personas puedan pensar, la auténtica cebolla caramelizada se hace sin añadir azúcar, miel u otro endulzante. No es necesario porque la cebolla ya contiene sus propios azúcares.

Tanto se ha abusado de añadirle cebolla mal caramelizada a todo, que encontrarla en un plato ya resulta aburrido. Sin embargo, en cuanto pruebes a hacer cebolla caramelizada sin azúcar, descubrirás unos matices de sabor nuevos que te animarán a prepararla una y otra vez.

¿Por qué se carameliza la cebolla?

Cuando la cebolla se somete al calor en una sartén empieza a sudar, es decir, a perder agua. Una cebolla pochada puede perder entre el 50 y el 75% de su peso. Al evaporarse, este agua rompe las paredes celulares y por eso la cebolla se ablanda y se pone transparente.

Al romperse la membrana de las células, no solo se libera agua, sino también los azúcares propios de la cebolla. Una vez se ha evaporado todo el agua de la cebolla, comienza el proceso de caramelización de estos azúcares.

A esta caramelización se la conoce como reacción de Maillard o pardeamiento, la cual consiste en una serie de reacciones químicas que se producen en presencia de azúcares, proteínas y enzimas. Durante la reacción de Maillard se generan unos compuestos que aportan esos sabores y aromas tostados que tanto nos gustan.

Cómo hacer cebolla caramelizada sin azúcar
Cómo hacer cebolla caramelizada sin azúcar

¿Cuánto se tarda en hacer cebolla caramelizada?

Una cebolla caramelizada de verdad tarda en hacerse entre 2 y 3 horas, dependiendo de la cantidad de este ingrediente. Es el tiempo que tarda en soltar toda su agua y que sus azúcares comiencen a caramelizarse.

No intentes acortar el tiempo subiendo el fuego porque lo único que conseguirás es quemar la cebolla sin que haya llegado a sudar lo suficiente.

¿Se puede hacer cebolla caramelizada sin azúcar rápido? Por desgracia, la respuesta es no. Si lo queremos hacer rápido no estamos dando tiempo a que se sucedan todas las reacciones químicas necesarias. Por eso, un atajo para caramelizar cebolla suele ser añadir azúcar extra, pero en ese caso no se trataría de una cebolla caramelizada saludable.

Receta de cebolla caramelizada sin azúcar

Hechas estas aclaraciones vamos con la receta. Veamos cómo hacer cebolla caramelizada sin azúcar paso a paso.

Al ser un proceso largo, te recomiendo que prepares bastante cantidad, como puedes ver en las imágenes. La cebolla caramelizada te durará varios días en la nevera y, además, se congela estupendamente. Aprovecha que te pones manos a la obra para dejar preparada una buena cantidad.

Ingredientes para hacer cebolla caramelizada sin azúcar

  • 1 kg de cebolla (4 unidades grandes)
  • 60 g de aceite de oliva virgen extra
  • sal al gusto

Ingredientes para hacer cebolla caramelizada sin azúcar
Ingredientes para hacer cebolla caramelizada sin azúcar

Elaboración de la cebolla caramelizada

  1. En primer lugar, pela las cebollas y córtalas en juliana fina. Haz el corte de manera paralela al corazón de la cebolla, no en perpendicular. De esta manera respetamos el sentido de la fibra y evitamos que las tiras de cebolla se deshagan. Si no se te da bien usar el cuchillo, puedes hacerlo con una mandolina.
  2. Vierte el aceite en una sartén grande y caliéntalo a fuego medio-alto. Es decir, debe estar caliente pero no debe humear.
  3. Cuando el aceite esté listo, añade la cebolla. Remueve un poco para que se impregne del aceite y cocina unos 5 minutos para que empiece a sudar. Añade un poquito de sal para ayudar a que la cebolla suelte el agua.
  4. Ahora baja la intensidad del fuego y deja que se cocine poco a poco. Remueve de vez en cuando. Lo que buscamos en este momento es que la cebolla vaya reduciendo y perdiendo la mayor parte de su agua. Verás que esta agua, en principio, se acumula toda en el fondo de la sartén, pero según vayan pasando los minutos, se evaporará.
  5. Cuando toda el agua haya desaparecido, la cebolla comenzará a ponerse cada vez más oscura, es decir, a caramelizarse. A partir de este momento hay que tener más cuidado porque se puede quemar. Si ves que empieza a tostarse demasiado, baja un poco el fuego.
  6. Sigue cocinando hasta que la cebolla esté bien pochadita y tenga un color marrón claro. Puedes dejarla más o menos tostada en función de tu gusto, aunque ten en cuenta que el proceso completo te llevará al menos un par de horas.
  7. Finalmente, corrige el punto de sal y tendrás lista tu cebolla caramelizada saludable. Si fuera necesario, puedes retirar un poco de aceite, pero está tan rico que no se te ocurra tirarlo. Guárdalo para darle otro uso.

Cebolla cortada finamente
Cortar la cebolla finamente
Láminas finas de cebolla
Verter en el aceite en una sartén, añadir la cebolla y sal
Cebolla sudando y soltando parte de su agua
Pochar para que la cebolla vaya soltando todo el agua
Cebolla pochada en una sartén
Poco a poco irá reduciéndose el volumen de cebolla
Receta para hacer cebolla caramelizada
Cocinar hasta que la cebolla esté doradita

Consejos para hacer cebolla caramelizada sin azúcar

  • Intenta que todas las tiras de cebolla tengan un grosor similar. Así se cocinarán de manera uniforme y no te quedarán unas más tostadas que otras. Acuérdate de utilizar un cuchillo bien afilado y que tenga buen tamaño. No lo hagas con una puntilla o cuchillo pequeño porque te acabarás cortando.
  • Como te cuento más arriba, no pierdas de vista la cebolla, especialmente hacia el final de la cocción. No es necesario que la estés mirando continuamente, cierto, pero no te despistes realizando otras tareas porque se te pueden quemar.
  • Aunque al principio parezca que necesites algo más, no añadas más aceite de la cuenta. La cebolla lo absorberá todo al principio, pero después lo irá soltando. Si incorporas más aceite del necesario, quedará muy grasienta y estaremos incorporando calorías de más.
  • Existen muchas variedades de cebolla. Aunque puedes hacer cebolla caramelizada sin azúcar con cualquiera de ellas, lo mejor es que utilices algún tipo de cebolla dulce.

Con qué puedes acompañar la cebolla confitada

La cebolla caramelizada es perfecta para servir como guarnición de todo tipo de carnes rojas, carnes blancas, hamburguesas… Aportará un contrapunto de sabor delicioso.

También acompaña estupendamente platos vegetales, como unas berenjenas rellenas, por ejemplo. Puedes incluso añadirla a una tortilla de patatas para darle un toque extra de sabor. Los bocadillos y las tostas de pan también ganarán mucho en sabor si les añadimos un poquito de esta cebolla.

La cebolla caramelizada sin azúcar también es un ingrediente excelente para darle vida a los aperitivos y entrantes, así como acompañar tablas de quesos, patés y embutidos. No solo los convertirá en platos más sabrosos, sino también más nutritivos.

Deja un comentario